lunes, 4 de enero de 2016

Jackie Carey "El primer capitán de Busby en el United"

En la lista de los mejores futbolistas que ha dado Irlanda figuran por supuesto Roy Keane, Liam Brady, Jonny Giles, Robbie Keane o el arquero Pat Bonner, pero uno de los pioneros y que fue un gran ídolo en su día se llamaba Jackie Carey. Militó buena parte de su carrera en el Manchester United, con la II Guerra Mundial de por medio, y cuando llegó el legendario Sir Matt Busby al club en 1945 le eligió como capitán del equipo. Nacido el 23 de febrero de 1919 en Dublín (República de Irlanda), fue un defensa polivalente que podía actuar en cualquier puesto de la zaga y también en el centro del campo. Futbolista versátil, muy inteligente y tácticamente magnífico, tenía además una gran clase y frialdad en su estilo de juego.

Con la camiseta del United
Su idilio con el fútbol se produce desde pequeñito en las filas del Home Farm dublinés. En aquellos tiempos además también practica el fútbol gaélico en el Dublín GAA pero todo cambia cuando ficha por el St. Jame´s Gate F.C. de la primera división irlandesa en la temporada 1936-1937.
Apenas disputó unos cuantos encuentros cuando fue descubierto por un ojeador del Manchester United. Finalmente el jefe de reclutamiento de los red devils dio su aprobación y la entidad pagó 250 libras por su traspaso. Por entonces el United militaba en la Segunda División pero con Carey, su compatriota Breen, el inglés Pearson o el galés Bamford en la plantilla se logró el ascenso al final de la campaña 1937-1938.
El siguiente curso el cuadro rojo ocupó un lugar en mitad de la tabla y con el inicio de la II Guerra Mundial la vida de Carey cambió. La Liga se canceló pero el United participó en varias competiciones regionales hasta el año 1943. Además el defensa irlandés también vistió en esa etapa otras camisetas como las del Manchester City, Cardiff, Liverpool o Everton al ser invitado por los distintos clubes a jugar encuentros de carácter amistoso. A partir del año 1943 Carey sirvió en el ejército británico y estuvo desplazado un tiempo a Oriente Medio e Italia. En el país transalpino también disputó varios partidos e incluso recibió ofertas para quedarse en el calcio al finalizar el conflicto.
Sin embargó rechazó todas las proposiciones y volvió al Manchester United, justo cuando Sir Matt Busby llegó al club y le dio todos los poderes en el terreno de juego al convertirle en capitán de la escuadra. La entidad se reforzó con jugadores como el arquero Crompton, el medio Cockburn o los atacantes Delaney y Mitten y en 1948 llegó el primer éxito en forma de FA Cup. En primer lugar eliminaron al Aston Villa y posteriormente lo hicieron con Liverpool, Charlton, Preston North End y Derby County. En la gran final se vieron las caras con el Blackpool de Mortensen y Matthews que sucumbió por 4-2 en Wembley, siendo Carey el hombre encargado de recoger el prestigioso trofeo.
El siguiente título en la carrera del irlandés tuvo que esperar cuatro años, concretamente hasta 1952 y cuando se encontraba en el final de su carrera. Su participación en el equipo fue fundamental actuando en el mediocampo en 38 duelos y colaborando en un triunfo histórico (pasaron 41 años desde el último) en la competición doméstica, donde superaron en la clasificación a Tottenham y Arsenal por cuatro puntos. En el plantel se encontraban leyendas como Jack Rowley y John Aston y jugadores como Johnny Berry, Ray Wood y Roger Byrne que vivirían unos años dorados en esa década de los 50.
Carey se retiró en 1953 pero en su última campaña pudo alzar otro título, la Charity Shield ante el Newcastle que cayó en Old Trafford por 4-2. El defensa que solía llevar el número 3 a la espalda completó un bagaje espectacular en el Manchester United de 489 partidos y 70 dianas en 16 años.


Manchester United 1948
Irlanda 1949

















Con la República de Irlanda (FAI) fue internacional en 29 ocasiones logrando tres dianas. Debutó el 7 de noviembre de 1937 en un partido de clasificación para el Mundial del año siguiente contra Noruega. Un mes antes los irlandeses habían caído en Oslo por 3-2 y necesitaban remontar para acudir a su primer gran evento internacional. Pero en Dublín y pese a que también se alinearon otros grandes jugadores como Kevin O`Flanagan, Jimmy Dunne o Bill Gorman empataron a tres y los noruegos lograron el billete para el Mundial de Francia.
Hasta el inicio de la II Guerra Mundial Carey disputó varios encuentros más en los que Irlanda por ejemplo empató a dos con Checoslovaquia en Praga, igualó en dos ocasiones con Hungría que era subcampeona del mundo o firmó tablas con Alemania en Bremen. Además el defensa capitalino se estrenó en la faceta goleadora con un tanto en la victoria ante Polonia en Dalymount Park en noviembre de 1938. Al acabar el conflicto retornó al equipo nacional en una gira que realizaron por Europa. En primer lugar cayeron por 3-1 ante Portugal pero una semana más tarde consiguieron vencer a una selección española con Gaínza, Eizaguirre o Zarra por 0-1 en Madrid. En los años venideros los irlandeses con Carey en el once sufrieron varias derrotas consecutivas contra Inglaterra, Suiza, España o Bélgica y únicamente pudieron doblegar en casa a los lusos y a los pross en 1949 en Goodison Park en una noche legendaria para el fútbol irlandés.
Precisamente a mediados de ese año dio comienzo la calificación para la Copa del Mundo de Brasil de 1950 en la que Irlanda peleó con Suecia y Finlandia. El defensa fue un fijo en el esquema pero se quedaron a tres puntos de alcanzar el objetivo. Perdieron en el doble enfrentamiento ante los suecos por idéntico resultado en Estocolmo y Dublín, 3-1, mientras que a los finlandeses les ganaron por 3-0 en casa para empatar a uno en Helsinki.
Los últimos choques de Carey con el combinado irlandés fueron de carácter amistoso entre 1950 y 1953. En los dos primeros no conocieron la victoria ante Noruega y Argentina pero pudo despedirse con buen sabor de boca al participar en los triunfos contra los noruegos por 2-3 en Oslo y Austria en Dalymount Park el 25 de marzo de 1953 por 4-0.

Además también jugó en nueve ocasiones con la selección de Irlanda, que reunía a los dos conjuntos de la isla hasta 1950. Sus primeros partidos tuvieron lugar en el Victory International de 1946, que consistió en una serie de encuentros amistosos para celebrar la victoria aliada en la II Guerra Mundial. Carey participó primero en el duelo frente a Escocia en Belfast que se llevó la Tartan Army y a continuación tuvo minutos en el choque contra Gales a quien vencieron por la mínima en Cardiff. Además el zaguero también actuó con Irlanda en el British Championship de 1948 en el que quedaron en segundo lugar tras Inglaterra.

En 1947 con motivo del regreso de los británicos a la FIFA fue convocado para un partido amistoso entre Gran Bretaña y un cuadro europeo en Hampden Park. Formó equipo con Nordahl, Praest, Wilkes, Gren o Parola pero no lograron detener el vendaval de los locales que se llevaron el triunfo por un contundente 6-1.

En los JJOO de Londres 1948
Carey a lo largo de su vida también tuvo experiencias en el banquillo como entrenador, siendo además la primera de ellas cuando aún era jugador en activo. La Federación le eligió para guiar al equipo olímpico que participó en los Juegos de Londres de 1948 y que tuvo un papel efímero al caer en la ronda preliminar ante los Países Bajos en Portsmouth. A continuación y poco después de colgar las botas tomó las riendas del Blackburn, en el que estuvo cinco años y al que sólo entrenó durante su última campaña en la Primera División inglesa. Tras su estancia con los Rovers se marchó al Everton en el que completó un magnífico curso 1960-1961 de la mano de jugadores como Brian Labone, el irlandés Mick Meagan, los galeses Colin Green y Roy Vernon o los escoceses Alex Parker y Bobby Collins. Finalizaron en quinto lugar de la clasificación en una campaña donde el Tottenham se hizo con el título. Sin embargo un mal comienzo la temporada siguiente le costó el despido por parte del dueño del club John Moores que lo hizo efectivo en la parte trasera de un taxi.
Sus otros equipos fueron el Leyton Orient con el que cosechó un histórico ascenso en 1962, la única vez que los londinenses han estado en la élite del fútbol inglés y el Nottingham Forest, al que guió a unas semifinales de FA Cup en 1967 y un subcampeonato de Liga el mismo año. Además en la selección irlandesa estuvo como manager durante 12 años aunque su poder de decisión era escaso al haber sido elegido por un Comité.

Falleció en la localidad inglesa de Macclesfield el 22 de agosto de 1995 a los 76 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada