sábado, 23 de enero de 2016

Ove Kindvall "El héroe industrial en San Siro"

Primer gran sucesor del legendario Gunnar Nordahl como nueve de la selección sueca. Despuntó en el equipo de su localidad natal el IFK Norrköping y a continuación se marchó a los Países Bajos, donde fue en tres ocasiones máximo goleador liguero y su papel resultó clave para que el Feyenoord conquistase su única Copa de Europa. Nacido el 16 de mayo de 1943 en Norrköping (Suecia), se desempeñaba como delantero centro. Jugador muy ágil y con una aceleración en los primeros 10 metros impresionante, era además un futbolista talentoso, dinámico, intuitivo y un rematador formidable.

Con la camiseta del Feyenoord
Inició su relación con el fútbol desde muy joven cuando entró en las categorías inferiores del IFK Norrköping, años en los que idolatraba al extremo Kurt Hamrin. Poco a poco fue ascendiendo por los diferentes conjuntos de la cantera hasta que alcanzó el primer equipo en el año 1962. Por entonces los blanquiazules eran campeones de su país gracias a jugadores como Björn Nordqvist, Bengt Nyholm, Åke Johansson o Harry Bild. Kindvall se hizo un hueco en la parte de arriba y al año siguiente revalidaron el título liguero por delante de Degerfors IF y AIK.
Esa temporada además el ariete vivió lo que era disputar la Copa de Europa. En la primera ronda se vieron las caras con el Partizan de Belgrado al que eliminaron por un global de 3-1. En la ida Kindvall no jugó pero en la vuelta fue decisivo con un tanto al poco de empezar el choque que decidió la eliminatoria. En la siguiente fase el poderoso Benfica de Eusebio les pasó por encima.
Un curso después repit presencia en la máxima competición continental con Kindvall dejando su huella goleadora. El Standard de Lieja les doblegó en la ida de la primera ronda por 1-0 pero en casa remontaron por 2-0 abriendo el ariete canterano la cuenta de su equipo. Posteriormente el Milan, actual campeón les echó del torneo después de empatar en Suecia y vencer en San Siro por un contundente 5-2.
Kindvall continuó dos campañas más en el IFK Norrköping en las que demostró ser uno de los mejores artilleros de Europa. En 1966 se proclamó máximo goleador de la Allsvenskan con 20 dianas y además se hizo con el Balón de Oro sueco como mejor jugador del año en su país. Estaba preparado para dar el salto a una liga más potente y el Feyenoord le contrató.  
En la entidad industrial tanto Willy Kment, Ben Peeters y luego Ernst Happel le adjudicaron el puesto de delantero centro escoltado por fabulosos jugadores de la talla de Moulijn, van Hanegem o Wery. Su gran explosión se produjo en su segunda temporada cuando fue máximo goleador de la Liga neerlandesa con 28 tantos. Un curso después repitió trofeo con 30 dianas (igualado con van Dijk del Twente) en un año inolvidable para el Feyenoord que cosechó un doblete. En el torneo de la regularidad se impuso a Ajax y Twente, mientras que en la Copa se deshizo de AGOVV, DFC, Ajax, NEC, DWS y en la final del PSV tras un replay en el que vencieron por 2-0.
Con ese triunfo liguero participaron en la Copa de Europa de la temporada 1969-1970 que llevaron a las vitrinas del club. El primer equipo que sucumbió fue el KR Reykjavik al que endosaron un histórico 2-12 en Islandia con hat-trick de Kindvall y luego en la vuelta volvieron a vencer por 4-0 con un doblete del delantero. La cosa se complicó en octavos con el Milan. En San Siro los transalpinos ganaron por la mínima pero en De Kuip remontaron con un triunfo por 2-0 y llegaron a cuartos. En esa ronda la historia se repitió con el Vorwäts Berlín y en Rotterdam volvieron a imponerse por 2-0 con una diana del sueco para avanzar a semis. Su rival un Legia de Varsovia con Deyna o Gadocha que fue incapaz de marcarles un tanto en dos choques y que recibió dos para presentarse en la final en San Siro. El Celtic que había sido campeón años antes aún tenía en sus filas a McNeill, Johnstone, Lennox y Gemmell pero en la prórroga hincó la rodilla. Tras el 1-1 del tiempo reglamentario apareció Kindvall en el minuto 117 para superar por alto a Williams y marcar un tanto que entró en los anales del Feyenoord.
Al final del verano cerraron el círculo con una victoria muy trabajada en la Copa Intercontinental contra el Estudiantes de la Plata y al término de la campaña además alzaron el título de Liga tras aventajar en cuatro puntos al Ajax. Kindvall completó un curso fantástico con su tercer trofeo de mejor artillero del Campeonato neerlandés y abandonó la disciplina industrial tras cinco temporadas, 144 partidos y 129 dianas.  
En 1971 y con 28 años, en plena madurez de su carrera decidió volver a jugar a su país por motivos familiares. El equipo de su vida en Suecia el IFK Norrköping le acogió y deleitó durante tres temporadas más a los aficionados del club blanquiazul. Logró 30 dianas en 94 partidos pero no alcanzaron los éxitos de su primera etapa, ocupando el cuadro de Östergötland posiciones alejadas de la cabeza de la tabla. En su última campaña además rozaron el descenso que consiguieron evitar por sólo cinco puntos.
Kindvall en 1975 tomó la decisión de abandonar el IFK Norrköping y aceptó una oferta del IFK Göteborg por dos cursos. Allí coincidió de nuevo con Nordqvist y con otros internacionales Torbjörn Nilsson o Reine Almqvist pero su papel fue casi testimonial al participar en 22 choques y únicamente celebrar dos tantos. Al terminar su periplo en el conjunto gotemburgués en 1977 optó por colgar las botas con 34 años recién cumplidos. 


Feyenoord 1968-1969
IFK Norrköping 1962












IFK Goteborg 1976
Suecia 1974
















Con la selección sueca fue internacional en 43 ocasiones logrando marcar 13 goles en total. Hizo su estreno en el año 1965 en un partido amistoso que enfrentó a la Blagolt con Finlandia en la ciudad de Luleå. Aquel partido terminó empate a dos pero el delantero no anotó. Tuvo que esperar a su tercer partido con Suecia que además fue un partido oficial. Los suecos viajaron a Famagusta para enfrentarse a Chipre en un duelo de clasificación para el Mundial de Inglaterra. Kindvall hizo el tercer gol de su selección y Suecia se impuso con claridad por 0-5. Sin embargo esa victoria no sirvió para conseguir el billete mundialista que fue a parar a manos de Alemania Occidental.
En los siguientes años Kindvall participó en varios amistosos con selecciones muy potentes como Yugoslavia, Brasil, Austria o España en los que aumentó sus cifras goleadoras con Suecia. Precisamente frente a Brasil hizo uno de sus mejores encuentros. Consiguió un gran doblete que no fue suficiente para ganar el choque que se llevaron los brasileños por 2-3, en un día en el que coincidió con el césped con míticas figuras de la talla de Pelé, Garrincha, Gerson o Tostao.
En 1968 Suecia comenzó su andadura en la búsqueda de un pasaporte para el Mundial de México. Kindvall ya era un fijo en los onces de Orvar Bergmark, junto a Hellström, Nordqvist, Tommy Svensson o Bo Larsson y fue titular en toda la fase de clasificación. Compartieron grupo con Noruega y Francia y lo lideraron con seis puntos después de alcanzar tres victorias. El ariete de Norrköping firmó un hat-trick en la primera jornada contra los noruegos y también marcó una diana en el triunfo en Oslo por 2-5. En la tercera fecha Suecia recibía a Francia y una victoria les daba el acceso al Mundial. El 15 de octubre se vieron las caras en Estocolmo y Kindvall fue el héroe local. Batió a Carnus de penalti en la primera parte y en la segunda volvió a superar al arquero del AS Saint-Étienne para certificar el triunfo por 2-0. Suecia de esta forma regresaba a un Mundial X años después.
En suelo azteca la suerte no acompaño a los suecos que se encontraron rivales muy complicados como Italia y Uruguay además de Israel. En Toluca cayeron por la mínma frente a la azzurra y días después tropezaron con Israel al empatar a uno. En la última jornada Kindvall volvió a ser titular en la victoria ante La Celeste, pero esos dos puntos fueron insuficientes para conseguir pasar a la siguiente fase al acabar con una diferencia de goles de cero y los charrúas de +1.
La llegada de los años 70 confirmó el crecimiento de una selección sueca que escaló hasta convertirse en una de las mejores del panorama europeo. A Kindvall o Nordqvist se sumaron Torstensson, Edström, Björn Anderssom o Sandberg que dotaron al equipo amarillo de más calidad y competitividad. En varios amistosos con el artillero del Feyenoord presente lo rubricaron al doblegar en Göteborg a Alemania Occidental con un tanto de Kindvall o a Dinamarca en Copenhague por 0-2. Pero si hubo un triunfo importante para el país fue el logrado contra Brasil (vigente campeona del mundo) en 1973, lo que suponía la primera victoria de su historia contra la verde-amarela.
Durante ese tiempo además disputaron la calificación para el Mundial de Alemania que fue emocionantísima. Kindvall jugó cinco de los seis partidos que dieron como resultado final un empate a todo con Austria. De este modo se celebró un choque de desempate en Gelsenkirchen a finales de 1973. El ariete fue de la partida aunque no consiguió marcar en el histórico triunfo de la Blagolt por 1-2. Con 31 años entró en la lista para el Mundial pero no contó con demasiada confianza por parte de Georg Ericson. Titular en la primera jornada donde Suecia firmó tablas con Bulgaria no actuó en el segundo choque contra Países Bajos. En la última fecha necesitaban ganar a Uruguay para pasar como segundos y lo lograron con Kindvall disputando los 90 minutos. Sin embargo serían los últimos del delantero en el torneo. Suecia fue a parar al grupo B con Polonia, Alemania Occidental y Yugoslavia y peleó por un puesto en semis, pero tras caer contra polacos y teutones se quedó sin ninguna opción.
La trayectoria internacional de Kindvall concluyó unos meses después al enfundarse la camiseta amarilla sueca por última vez en un partido contra Irlanda del Norte. Celebrado en el estadio de Rasunda era un choque de clasificación para la Eurocopa de 1976 que se acabaron llevando los visitantes por 0-2. 

A finales de los años 70 fue comentarista de la televisión sueca durante el Mundial de Argentina y luego ejerció como presidente del IKF Göteborg durante la temporada 1979-1980, cuando en el banquillo se encontraba un joven Sven Goran Eriksson.

Su hijo Niclas Kindvall nacido en Rotterdam también fue delantero y jugó en la década de los 90 en el AIK, IFK Norrköping, Hamburgo o Malmö.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada