viernes, 5 de abril de 2013

Mauro Ramos "El coleccionista de títulos"

En los 20 años que duró la carrera de Mauro Ramos no paró de conquistar trofeos tanto a nivel de club como en el combinado nacional. Ganó prácticamente todos los títulos posibles en el panorama futbolístico brasileño y sudamericano de la época, desde el Campeonato Paulista o la Taça de Brasil (actual Brasileirao) a la Copa Libertadores y la Copa Intercontinental. Además también figuran en su palmarés la Copa América y el Mundial. Nacido el 30 de Agosto de 1930 en Poços de Caldas, estado de Minas Gerais (Brasil), fue un defensa central de gran elegancia y técnica con la pelota, entraba con contundencia e iba fuerte al choque y tenía un enorme poderío en el juego aéreo. A pesar de su lentitud era un buen marcador.

Comenzó a jugar desde muy pequeño en las calles del barrio y el primer conjunto serio en el que se enroló fue el  Atlética Caldense de su ciudad natal cuando contaba con 16 años. Al año siguiente se marchó al Sanjoanense, un equipo de la localidad vecina. En un partido fue visto por un antiguo jugador del Sao Paulo, Piolim, que vio en el grandes cualidades y se lo ofreció al "tricolor" que se hizo con su fichaje adelantándose al Palmeiras en junio de 1948. Su debut se produjo frente a la Juventus paulista y lo hizo como lateral derecho teniendo a su lado al argentino Renganeschi. En sus dos primeras temporadas conquistaron el Campeonato Paulista por delante de Santos y Palmeiras respectivamente. Sao Paulo tenía una magnífica escuadra construida a principios de la década en la que destacaban Leonidas, Bauer o Noronha. Las siguientes campañas no fueron tan exitosas y se tuvieron que conformar con varios segundos puestos hasta que con la renovación de buena parte de la plantilla llegaron dos nuevos Campeonatos Paulista en 1953 y 1957, éste último con Bela Guttman como entrenador y jugadores de la talla de Zizinho y Canhoteiro. Entre medias Sao Paulo se proclamó campeón de la Pequeña Copa del Mundo de Clubes en 1955, edición en la que participaron el Valencia, el Benfica y La Salle venezolano donde el conjunto brasileño finalizó con 8 puntos aventajando en 2 a españoles y portugueses. En 1959 tuvo un enfrentamiento con el técnico Vicente Feola y después de 12 temporadas y 444 encuentros como baluarte del plantel fue traspasado al Santos equipo en el que llegó al culmen de su carrera. Allí compartió vestuario con jugadores de ensueño empezando por Pelé y siguiendo con Gilmar, Carlos Alberto, Zito, Mengálvio, Coutinho o Pepe. Los títulos fueron una constante hasta llegar a ser el mejor conjunto del planeta. El Campeonato Paulista en 5 ocasiones en 1960, 1961, 1962, 1964 y 1965, la Taça de Brasil de forma consecutiva desde 1961 a 1965 tras derrotar en la final a Bahía, Botafogo, Bahía, Flamengo y Vasco de Gama, o el torneo Río-Sao Paulo en 1959, 1963, 1964 y 1966. A nivel continental obtuvieron la Copa Libertadores en 1962 después de ir eliminando a Cerro Porteño, Deportivo Municipal, Universidad Católica y ganar la final a Peñarol tras un desempate por 3-0 y en 1963, tras aparecer en semifinales al ser el actual campeón, derrotó a Botafogo y en el encuentro por el título a Boca Juniors con un resultado de 3-2 en Maracaná y 1-2 en "La Bombonera" de Buenos Aires. Este entorchado les permitió enfrentarse al campeón europeo para dilucidar el trono mundial a nivel de clubs y en ambas ocasiones levantaron el trofeo de la Copa Intercontinental. En la primera en 1962 apabullaron al Benfica de Eusebio por un global de 8-4 entre los dos partidos y en 1963 la eliminatoria fue mucho más igualada y tras caer en Milan por 4-2 le devolvieron el resultado en Río, con lo que hubo que disputarse un desempate dos días después en la ciudad brasileña donde el Santos acabó venciendo por 1-0. Con 37 años y una gran cosecha de trofeos Mauro le comentó a su mujer que era hora de poner fin a su trayectoria pero un equipo mexicano, el Toluca, le realizó una oferta irrechazable y firmó por una campaña. En la entidad de los "diablos rojos" con Ignacio Trelles al frente amplió su palmarés con una Liga en 1968 y colgó definitivamente las botas.


Sao Paulo 1956
Santos 1961

Brasil 1962

Con la Selección Brasileña fue internacional en 30 ocasiones en un periodo de 16 años. Debutó en 1949 en la Copa América celebrada en casa en el encuentro ante Bolivia que finalizó por un rotundo 10-1. También participó en los partidos ante Chile, Paraguay en la liguilla y de nuevo ante los "guaraníes" en el desempate final que les dio el título tras conseguir la victoria por 7-0. Un año más tarde quedó descartado para el Mundial de 1950 que acabó con el célebre "Maracanazo" pero si disputó dos de los tres partidos de la Copa Río Branco que obtuvieron al vencer precisamente a Uruguay. Asistió a su primer Campeonato del Mundo en 1954 en Suiza aunque no jugó ni un sólo minuto en un torneo en el que Brasil cayo en cuartos ante Hungría por 4-2 en la conocida como "batalla de Berna". En 1955 levantó la Copa O´Higgins tras la victoria ante Chile por un global de 3-2 y en 1956 fue convocado para la Copa América con sede en Uruguay donde la "canarinha" tuvo un pobre papel al terminar en 4º lugar. Su segundo Mundial llegó en 1958, de nuevo ocupó un puesto en el banquillo pero la constelación de estrellas con Garrincha, Didí, Vavá, Djalma Santos o un imberbe Pelé guió al combinado nacional a levantar la Copa Jules Rimet por primera vez después de derrotar a Suecia por 5-2 en la final. Los años posteriores de Mauro Ramos en la Selección se completaron con la actuación en la Copa América de 1959 en la que sucumbieron ante Argentina por un sólo punto y la conquista de otra Copa O´Higgins frente Chile por un parcial de 8-0, hasta que llegó el momento más brillante de su vida deportiva en 1962. Convocado para el Mundial de ese mismo año en tierras chilenas esta vez si partía como titular en la zaga brasileña además de portar el brazalete de capitán. En la liguilla les tocó en suerte Checoslovaquia, México y España y solventaron la papeleta con triunfo ante españoles y mexicanos y un empate a 0 con los centroeuropeos. En cuartos se enfrentaron con una poderosa Inglaterra que cayó por 3-1 y en semis ante la anfitriona Chile realizaron un brillante encuentro para ganar por 4-2. En la gran final les esperaba el único equipo al que no habían podido vencer en el torneo, Checoslovaquia. Pese al tanto inicial de Masopust la máquina brasileña fue imparable y con la actuación desafortunada del meta Schrojf terminó por dar la vuelta al marcador para vencer por 3-1. Mauro Ramos fue el encargado de levantar el trofeo a lo alto del cielo del Estadio Nacional que suponía el segundo entorchado de la historia de Brasil. Su último trofeo con la Selección tuvo lugar en 1963, en la Copa Julio Argentino Roca que consiguieron en la prórroga ante Argentina y su despedida de la "verdeamarelha" se produjo dos años después en un amistoso ante la URSS en Maracaná que concluyó con victoria local por 2-1.

Ejerció como entrenador al poco de retirarse y dirigió en primer lugar al Deportivo Oro mexicano para posteriormente hacerlo con Santos en dos ocasiones (1971 y 1972) y más tarde en Coritiba. A continuación se dedicó a labores como agente inmobiliario y comerciante. Durante una época no quiso saber nada del balompié y aunque siguió conservando sus amistades no iba a homenajes o actos que tuviesen que ver con su época de futbolista. Volvió a vivir a Poços de Caldas a finales de los años 90 donde fue erigida en el centro de la ciudad una estatua de bronce suya a tamaño real.

El 18 de Septiembre de 2002 falleció víctima de un cáncer a los 72 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada