jueves, 4 de octubre de 2012

Alfonso Aparicio "Santo y seña del Atlético de Madrid"


Figura clave del Atlético de Madrid en la posguerra, ayudó a conquistar las primeras Ligas del equipo colchonero y tras su retirada trabajó en el club durante más de 25 años. Nacido en Santander (España) en 1919 fue un defensa central zurdo de gran clase, elasticidad y corpulencia, sacaba el balón jugado desde atrás y junto con Riera y Lozano formaron la linea defensiva llamada "Telón de acero".

Junto a Helenio Herrera
Desde los 8 años cuando iba a ver los partidos del Racing quedó clara su pasión por el futbol, empezó a jugar en su tierra en equipos como el Daring, Magdalena o Juventud hasta el inicio de la Guerra Civil. Se alistó como voluntario en Aviación y fue destinado a Zaragoza. Allí coincidió con el Alférez Salamanca que tenia el objetivo de formar un equipo con soldados para jugar en sus dias libres, así nació el club que posteriormente se fusionó con el Athletic de Madrid para convertirse en el Atlético Aviación al que Aparicio llegaría en 1939. Esa misma temporada con Ricardo Zamora de entrenador consiguen la primera Liga de la historia tras batir en un ajustado final de Campeonato al Sevilla y cantando el alirón frente al Valencia tras derrotarle por 2-0. En la siguiente temporada revalidan el título liguero y además ganan al Español la Copa de Campeones de España un trofeo que se equipara a la actual Supercopa. Durante el resto de la década la hegemonía del Valencia y el Barcelona con 3 títulos cada uno impidió sumar más trofeos a las vitrinas y el Atleti se tuvo que conformar con varios terceros puestos y algún segundo. Fue en 1950 y 1951 ya con Helenio Herrera en el banquillo y la mítica "delantera de cristal" compuesta por Juncosa, Ben Barek, Perez Payá, Carlsson y Escudero cuando llegaron otras dos Ligas consecutivas para el llamado actualmente Atlético de Madrid. La última temporada como rojiblanco de Aparicio fue en 1952 y se despidió logrando una Copa Duarte al vencer al Barcelona por 2-0 en Chamartín. Se marchó habiendo jugado 260 partidos y logrando 4 goles, uno de ellos muy recordado aún por los viejos aficionados del Atleti, puesto que fue en un partido loco frente al Athletic de Bilbao en 1950 que acabó 6-6 y que supuso el empate en el minuto 89 cuando llegaron a ir perdiendo por 3-6. Además es el jugador con más trofeos ligueros de la historia atlética con 4. Con 32 años fichó por el Boavista portugués y allí tras jugar dos temporadas se retiró definitivamente del fútbol en activo.

Su trayectoria en la Selección Española se resume en un total de 8 partidos. Hizo su debut en 1945 en un amistoso frente a Portugal en Lisboa que acabó empate a 2 y su último encuentro se produjo en 1949 contra Italia en el Nuevo Chamartín que terminó con victoria transalpina por 1-3. Lamentablemente no fue convocado para el Mundial de Brasil en 1950 donde España acabó en una meritoria cuarta plaza.

Se convirtió en entrenador y dirigió en primer lugar al Boavista y posteriormente al Levante y Rayo Vallecano en Tercera División y al Atlético Baleares en la categoria de plata en la temporada 1961/1962. Tras finalizar su periplo en tierras mallorquinas regresó a Madrid y fue delegado del Atlético hasta su jubilación a mediados de los años 80.

Falleció en Madrid en 1999.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada