sábado, 28 de noviembre de 2015

Kalusha Bwalya: "El prodigio zambiano"

El mejor jugador de la historia de Zambia y Balón de Oro africano en el año 1988. Desarrolló parte de su carrera en Europa y México y salvó la vida al no ser convocado por lesión para un choque de su selección frente a Mauricio en 1993. Sus compañeros tomaron un avión militar en la ciudad de Port Louis y tras una escala en Libreville el aparato se estrelló frente a las costas de Gabón. Nacido el 16 de agosto de 1963 en Mufulira (Zambia), se desempeñaba como delantero o extremo. Jugador zurdo de exquisita técnica, rapidísimo y desequilibrante, disponía de un fabuloso golpeo de balón y de unas cualidades físicas propias de un atleta.

Con el equipo nacional
Comenzó a jugar en las calles de su país natal pero no fue hasta los 16 años cuando empezó su carrera. Lo hizo en el Mufulira Blackpool en el que apenas estuvo una temporada para en 1980 firmar por el Mufulira Wanderers, uno de los mejores clubes zambianos. En el cuadro verde pronto destacó como el mejor jugador y ayudó a que el equipo lograse una Challenge Cup en 1984, la Copa Chibuku en 1985 y la Supercopa ese mismo año.
Fue entonces cuando a las oficinas del Círculo de Brujas belga llegó un video con las mejores jugadas de Bwalya. Su calidad impresionó a los técnicos que recomendaron su fichaje, pagando finalmente 25.000$ por su traspaso. En sus dos primeras temporadas demostró un gran olfato goleador que le permitió ser el mejor artillero del plantel, a lo que sumó dos galardones de mejor jugador del año. En 1988 el gran papel desempeñado en los Juegos de Seúl puso a numerosos equipos tras su fichaje. Pero fue finalmente el PSV el que logró su propósito un año más tarde.
En el conjunto de Eindhoven coincidió con Romario y Kieft formando una sociedad temible en la zona de ataque. Además también había en el vestuario otras figuras de gran prestigio en el balompié neerlandés como van Breukelen, Vanenburg, van Aerle y Valckx o el defensa belga Gerets. Allí permaneció un lustro en el que marcó 25 dianas en más de 100 partidos oficiales y levantó importantes trofeos como la Liga en 1991 y 1992 tras superar al Ajax, la Copa en 1990 después de vencer el PSV en la final por 1-0 al Vitesse o la Supercopa en 1992.
Su trayectoria en el fútbol europeo concluyó a mediados de los 90 cuando emprendió viaje a México donde se consagraría como un ídolo. Se enroló en las filas del América siendo la estrella durante varias temporadas. Al equipo azulcrema lo dirigía Leo Beenhakker y su lado jugaron por ejemplo los cameruneses Omam-Biyik (con él formó el dúo conocido como las abejas africanas) y Pagal, el rumano Dumitrescu o los locales Cuahtémoc Blanco, Luis Alves o Adrián Chávez. 21 dianas en 88 partidos y la Copa Pachuca fue su bagaje con las águilas hasta 1997 cuando se marchó al Necaxa.
A partir de ese instante recorrió varios equipos en apenas tres años sin lograr la estabilidad en ninguno. En 1998 tuvo una corta experiencia en el Al Wahda de Abu Dhabi con el que alzó la Copa Al Etihad. A continuación retornó a México para jugar unos meses en Club de León en 1998, en Irapuato y Veracruz en 1999 y el SD Correcaminos al inicio del nuevo siglo para finalizar su carrera poco tiempo más tarde.


América 1994-1995
Zambia 1988
PSV 1990


Con la selección fue internacional en 87 ocasiones, anotando 39 tantos. Se estrenó de forma oficial el 24 de abril de 1983 en un choque de clasificación para la Copa de África del año siguiente. Zambia jugó ante Sudan en Lusaka en un partido que acabó sin goles. El cuadro zambiano no logró la clasificación para la Copa de África, ni tampoco para los Juegos Olímpicos de Los Ángeles pese a que Bwalya jugó la decisiva eliminatoria ante Egipto.
Su primer gol importante con el equipo nacional se produjo en 1984 con Uganda como rival. Zambia iniciaba el camino para el Mundial de México y tras dejar en la estacada a los ugandeses se vio las caras con Camerún. Los Leones Indomables que venían de participar en el anterior Campeonato también sucumbieron ante el poder de los zambianos que les derrotaron en casa por 4-1. Sin embargo en la tercera y penúltima ronda contra los argelinos el conjunto de los Madjer, Guendouz o Menad se impuso con claridad en ambos encuentros y acabó con el sueño mundialista de Zambia.
El buen nivel de los oranges quedó demostrado también en la Copa CECAFA de 1984 además de en la buena calificación mundialista que completaron. Bwalya lideró a una selección que comandó el grupo A y que en semis derrotó a Kenia por 2-0 y en la final se impuso en los penaltis por 3-0 a Malawi. Dos años más tarde el delantero por fin pudo debutar en una Copa de África. Zambia evitó una ronda tras la retirada de Etiopia pero tuvo que disputar una eliminatoria vital frente a Nigeria. En Lagos hubo empate sin goles pero en la capital zambiana un triunfo por la mínima dio la clasificación a los locales. Ya en el torneo continental quedaron encuadrados con duros adversarios como Camerún, Argelia y Marruecos. El papel realizado por los pupilos de Brightwell Banda fue pobre al sumar un único punto contra los argelinos pero Bwalya dejó su sello en la competición con una diana en la primera jornada ante Camerún. 
El mejor momento hasta la fecha de las Balas de Cobre sucedió en el año 1988. Bwalya sólo participó en la eliminatoria final frente a Ghana pero su olfato de gol fue decisivo para clasificar a Zambia para los Juegos Olímpicos de Seúl. En tierras surcoreanas el equipo dirigido por Alex Chola y con otros enormes jugadores además de Bwalya como su hermano Johnson, David Chabala, Charles Musonda,  doblegó a Guatemala con un doblete del jugador del Círculo de Brujas y empató en el estreno frente a Irak. Sin embargo si hubo una victoria histórica fue la lograda ante Italia. Bwalya destrozó a una defensa transalpina con Tassotti o Ferrara y marcó un hat-trick histórico y confirmó el pase a la siguiente fase. Ya en cuartos el sueño de Zambia se esfumó por la vía rápida al caer aplastados por la Alemania Occidental de Klinsmann o Hässler por 0-4.
La llegada de los años 90 supuso una época de permanencia de Zambia entre los mejores equipos africanos. Sus participaciones en la Copa de África fueron una constante al disputar las ediciones de 1992, 1994, 1996, 1998 y 2000. Pese al accidente del 1993 y la reconstrucción de casi toda la selección el equipo logró reponerse. Únicamente le faltó lograr el billete para un Mundial, siendo la fase de clasificación de 1994 cuando estuvo más cerca de alcanzarlo. Bwalya era la estrella del equipo y en la liguilla de primera ronda consiguió tres dianas muy importantes frente a Tanzania, Namibia y Madagascar. A continuación en la ronda final se retaron con marroquíes y senegalés y se quedaron a un punto del Mundial. El atacante ayudó a la victoria de Zambia en Lusaka contra ambos combinados con un gol en cada partido pero el empate fuera ante Senegal y la derrota en Casablanca les dejó sin el gran sueño.
Por su parte en la competición africana hincaron la rodilla en el grupo inicial en los años 1998 y 2000, en cuartos en 1992 y en semifinales en 1996. Ese año finalmente ocuparon el tercer lugar al vencer por 0-1 a Ghana y Bwalya fue el máximo artillero del torneo con 5 dianas. Pero si hubo un año que estuvieron cerca de coronarse como el mejor equipo de África fue en 1994. Parte de la selección era nueva con Zeddy Saileti, James Phiri, Elijah Litana, Harrison Chongo o John Lungu pero Bwalya era el capitán general de la selección tras lo acaecido el año anterior. En la primera ronda empataron con Sierra Leona y ganaron a Costa de Marfil para ser primeros de grupo. En cuartos se deshicieron de Senegal y en semis barrieron a Mali con el único tanto de Bwalya en el torneo. En la final sin embargo se toparon con una Nigeria potentísima que remontó el gol inicial de Litana en una tarde extraordinaria de Amunike. 
La carrera internacional de Bwalya se extendió hasta el año 2004, cuando jugó sus últimos minutos con la selección que el entrenaba en un choque frente a Angola de la Copa COSAFA. Por entonces era el quinto jugador con más partidos en el equipo zambiano y el tercer máximo goleador tras Chitalu y Alex Chola.

Después de colgar las botas dirigió brevemente al Club Deportivo Marte mexicano y luego fue el elegido por su Federación para tomar las riendas de las Balas de Cobre durante tres años. Estuvo un total de 36 encuentros dirigiendo al equipo nacional y les llevó al título de la Copa COSAFA del 2006 al doblegar consecutivamente a Malawi, Islas Seychelles, Bostwana y Angola.

Ha sido miembro de la FIFA y de la CAF, embajador de la Copa del Mundo de Sudáfrica en 2010 y actualmente ostenta el cargo de presidente de la Federación de Zambia desde el año 2008.

Además desde 2003 tiene su propia fundación en la que ayuda a educar a jóvenes con el virus VIH y el SIDA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada