lunes, 16 de noviembre de 2015

Antonín Puč: "El estandarte sešívaní"

Puntal del magnífico Slavia de Praga que dominó el fútbol checoslovaco en los 30 y que también levantó en una ocasión la Copa Mitropa. Con la selección fue el máximo goleador hasta el año 2005 y para la historia dejó una soberana actuación en el Mundial de Italia '34. Nacido el 16 de mayo de 1907 en el barrio de Jinonice de la capital Praga (Checoslovaquia), jugaba habitualmente por la banda izquierda. Futbolista muy veloz, ágil, con gran facilidad para el desborde y hábil en espacios reducidos, tenía un fantástico disparo y un enorme olfato de gol.

Con la zamarra del equipo nacional
Empezó a jugar desde muy temprana edad en las filas del Čechie Smíchov para posteriormente trasladarse al SK Smíchov con 13 años. Allí en el equipo capitalino fue pasando por las diferentes categorías del club hasta llegar a la primera plantilla en 1925 con 18 años.
Apenas había debutado cuando el Slavia de Praga se fijó en él y le incorporó de inmediato. El cuadro červenobílí (rojiblanco) se había proclamado poco antes campeón de la primera Liga del país con la aportación de varios internacionales como Emil Seifert, Jan Vaník, Rudolf Štapl, Josef Silný y Josef Kratochvil. Puč pronto se hizo con un hueco en el once y en 1927 (empatado con Josef Šíma) y 1929 se erigió en máximo artillero de la competición con 13 dianas en ambas campañas.
En una bonita pugna con el Sparta de Praga y el Viktoria Žižkov el conjunto sešívaní encadenó tres Ligas consecutivas (1929, 1930 y 1931) y llegó a la final de la Copa Mitropa en 1929 donde cayó frente al Újpest húngaro (Puč fue el segundo mejor artillero de la competición con cinco tantos).
En 1932 tuvieron que conformarse con el segundo puesto tras el Sparta pero a partir de 1933 y hasta 1935 alcanzaron otro triplete seguido en el torneo de la regularidad. Fueron años de un periodo hegemónico en su país con Puč jugando a veces de delantero centro y Junek, Kopecký, Plánička, Svoboda o Sobotka como principales figuras de un equipo dirigido por Josef Sloup-Štaplík en 1933 y el magiar Kalmán Konrád en 1934 y 1935.
La trayectoria del extremo en el club praguense se prolongó tres temporadas más en las que levantó otra Liga en 1937 para marcharse al verano siguiente después de 13 años, 146 partidos de Liga y 112 goles anotados. Firmó por el FK Viktoria Žižkov en el que jugó hasta 1940 y antes de su retirada regresó al club donde inició su carrera, el SK Smíchov, para colgar las botas con 34 años.


Slavia de Praga 1929
Checoslovaquia 1934















Con la selección checoslovaca disputó 60 encuentros en los que anotó 34 tantos (cifra rebasada por Jan Koller en 2005 cuando era el conjunto de la República Checa). Hizo su debut el 28 de junio de 1926 en un choque ante Yugoslavia en el que vencieron por 2-6 y él firmó el quinto de su equipo. Los siguientes encuentros en que vistió la elástica del equipo nacional fueron amistosos frente a rivales de gran entidad. Checoslovaquia concertó duelos ante Austria, Italia, Hungría o Bélgica en los que salió victorioso. Puč rodeado de buenos futbolistas como Zenisek, Svoboda, Kada, Silný o el arquero Plánička,  marcó frente a los transalpinos, magiares y belgas en Praga o los austriacos.
En 1927 dio comienzo la primera edición de la Copa Internacional de la Europa Central que tuvo como participantes a Italia, Austria, Hungría, Suiza y los checoslovacos. Puč jugó seis de los ocho duelos del torneo y sólo se perdió los enfrentamientos ante Italia. Dejó su impronta de gran eficacia de cara al marco rival y marcó tres goles que ayudaron en los triunfos contra los suizos en Lausana y Praga. Sin embargo la Italia de Pozzo se mostró superior al resto de combinados y se llevó el título con Checoslovaquia en tercer lugar.
Puč disputó varias ediciones más de este torneo pero Checoslovaquia nunca optó con fuerza al triunfo. El extremo tuvo buenas actuaciones ante Italia en 1932, Hungría en 1934 o Suiza en 1937 que le sirvieron para aumentar su registro goleador en la selección y consolidarse como uno de los mejores extremos del mundo futbolístico. El último escalón era confirmarlo en un Mundial y en el de Italia en 1934 rayó a gran altura. En la calificación dejaron en el camino a Polonia que se retiró tras claudicar en la ida en Varsovia por 1-2. En suelo transalpino Puč fue uno de los baluartes del conjunto centroeuropeo que también contaba con Plánička, Svoboda, Burgr, Nejedlý o Košťálek. En la primera ronda los rumanos les dieron guerra y sólo en la segunda mitad remontaron con tantos del extremo zurdo y el interior Nejedlý. A continuación fue la Suiza de Severino Minelli la que hincó la rodilla y en semis le tocó a Alemania en otra gran tarde del goleador Nejedlý y de Puč desequilibrando desde el costado izquierdo. En la final celebrada el 10 de junio se vieron las caras con los anfitriones y su astro Meazza. Al descanso se llegó sin goles y en la segunda parte Puč batió a Combi con un disparo angulado. Cuando Checoslovaquia acariciaba el título apareció Orsi que llevó el choque al tiempo extra donde Schiavio dio la victoria a la azzurra.
Cuatro años más tarde Puč fue incluido a última hora en la lista de Josef Meissner para el Mundial de Francia tras no haber jugado en los partidos de clasificación frente a Bulgaria. No fue de la partida en el estreno frente a los Países Bajos pero si en el duelo de cuartos contra Brasil. Los dos artilleros de cada equipo, Leônidas y Nejedlý cumplieron con su deber y la contienda acabó en tablas. Dos días después en Burdeos se jugó el desempate sin Puč en el once que vio como su país no podía igualar el gran resultado del Mundial anterior. El zurdo de Praga no volvió a jugar nunca más para Checoslovaquia y su carrera internacional acabó en el estadio de Parc Lesure el 12 de junio de 1938.

Además también jugó en una ocasión con la selección de Bohemia y Moravia (protectorado establecido por los nazis a principios de 1939). Fue ante Alemania en Breslau en noviembre de 1939 y consiguió un tanto en la igualada a cuatro goles.

En su vida posterior al césped fue entrenador de dos clubes modestos de su país durante un corto espacio de tiempo. Primero digirió una campaña al SK Nusle (1943-1944) y luego tomó las riendas entre 1945 y 1946 del Čechie Karlín, a los que no pudo salvar del descenso a la categoría de plata del balompié checoslovaco.

Falleció a los 80 años en la capital de su país el 18 de abril de 1988.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada