domingo, 13 de septiembre de 2015

Juan Vicente Lezcano "El Mariscal asunceno"

Uno de los mejores baluartes defensivos de la historia de Paraguay, tuvo una extensa y brillante carrera primero en su país en las filas de Olimpia de Asunción y a continuación en el Peñarol de Montevideo. Nacido en Asunción (Paraguay) el 5 de abril de 1937, se desempeñaba como líbero o central. Defensa rápido y muy seguro y sólido en el marcaje, destacaba también por su gran personalidad con la que mandaba y ordenaba a la perfección a la zaga. En el panorama futbolístico tuvo el apodo de El Mariscal y El Paragua.

Perteneciente a una familia futbolera, su padre Juan Félix fue internacional guaraní en la década de los 30 y su hermano Juan Carlos futbolista de Universidad Católica o Elche, inició su carrera en las filas del Olimpia. Debuto en el primer equipo y con celeridad se convirtió en uno de los puntales del equipo blanquinegro. Su aterrizaje coincidió además con uno de los periodos más esplendorosos de la entidad.
El cuadro capitalino que contaba por entonces con futbolistas del nivel de Juan Bautista Aguero, Echagüe, Achucarro, Oscar Aguilera o Arévalo dominó el fútbol del país durante un lustro. Desde el año 1956 hasta 1960 conquistaron el Campeonato nacional en cinco ocasiones, sin que clubes como Club Libertad, Cerro Porteño o Sportivo Luqueño pudiesen hacer nada para evitarlo. Poco a poco Lezcano fue explotando todas sus virtudes hasta ser considerado uno de los mejores defensas sudamericanos de la época. Tras el Mundial de Suecia estuvo cerca de ser contratado por el Atlético de Madrid pero finalmente los colchoneros desestimaron su fichaje.
Además y gracias a los triunfos en Paraguay el Olimpia participó en la primera edición de la Copa Libertadores en el año 1960. Dejaron en el camino a Millonarios en semifinales por un global de 5-1 y alcanzaron la final frente a Peñarol. Sin embargo en la ida Lezcano fue expulsado tras un lance con Spencer y perdieron por la mínima. En la vuelta con El Mariscal sancionado empataron a uno y el título se esfumó. 
Lezcano a pesar de no participar apenas en la final llamó la atención de la institución aurinegra y en febrero de 1961 firmó por Peñarol. La directiva buscaba un sustituto para William Martínez, mítico defensa charrúa de la década de los 50 y eligió al de Asunción. Allí se juntó con otras rutilantes estrellas de la talla de Luis Maidana, Néstor Gonçalves, Luis Cubilla, Spencer o Juan Joya y coleccionó innumerables títulos. En su primera campaña aún con Martínez activo fue un habitual suplente en un curso donde Peñarol revalidó la Libertadores del año anterior ante Palmeiras y se hizo con el trofeo liguero.
A partir de 1962 el capitán Martínez se marchó a Rampla Juniors y Lezcano entró en escena. El Peñarol continuó consagrándose en Uruguay y el continente logrando tres torneos nacionales en 1962, 1964 y 1965 y un subcampeonato de la Libertadores en 1962. En 1965 volvieron a llegar la final de la competición internacional pero de nuevo se quedaron con la miel en los labios al perder con Independiente de Avellaneda. Tuvo que ser la temporada venidera cuando reconquistaran la Libertadores. Lezcano disputó toda la fase de grupos en la que lideraron la liguilla junto a Nacional y también apareció en la siguiente fase con Universidad Católica y otra vez Nacional como adversarios. Peñarol sumó seis puntos y se clasificó para la final contra River Plate. El técnico Máspoli alineó a Lezcano en la zaga junto a Díaz, Pablo Forlán y Gonçalves aunque se hizo necesario un choque de desempate tras ganar Peñarol en Montevideo y River en el Monumental. El duelo se celebró en Santiago y los carboneros se hicieron con el triunfo por 4-2 en la prórroga. La guinda llegó unos meses más tarde cuando se vengaron del Real Madrid en la Copa Intercontinental. Muy superiores a los blancos el plantel de los Spencer, Mazurkiewicz, Abbadie, Pedro Rocha y Lezcano consiguió el triunfo por idéntico resultado en el Centenario y el Bernabéu, un 2-0. 
La carrera del defensa paraguayo en la capital charrúa prosiguió dos temporadas más en las que amplió el palmarés con otros dos trofeos ligueros tras superar Peñarol a su eterno adversario Nacional. En 1968 y tras siete años muy exitosos Lezcano hizo las maletas y se fue a jugar a Argentina, concretamente a Colón. Allí disputó 70 encuentros y año y medio después regresó al club de sus inicios Olimpia de Asunción. Parecía que pondría fin a su trayectoria en el conjunto franjeado pero en 1971 con 34 años firmó por River Plate de Asunción, donde a finales de año colgaría las botas de manera definitiva.

Peñarol 1966
Paraguay 1957
Olimpia 1960
Con la selección paraguaya fue internacional en 27 ocasiones desde 1957 a 1960. Debutó en la Copa Paz del Chaco ante Bolivia un 9 de junio, choque que se llevó el cuadro guaraní por 5-2. A partir de ese momento se convierte en un fijo para Aurelio González y juega la clasificación para el Mundial de Suecia del siguiente año. Encuadrada en el grupo 3 los paraguayos buscan un billete con Uruguay y Colombia como rivales. El debut se produce en El Campín donde salen victoriosos por 2-3. A continuación Colombia les devuelve la visita y de nuevo se imponen con claridad, alcanzando el liderato del grupo. Restaba enfrentarse al combinado charrúa liderado por Miguez, Nestor Gonçalves, William Martínez o Borges. En Puerta Sajonia recibieron al equipo dirigido por Juan López al que endosan una goleada histórica. Paraguay desarboló aquel día a La Celeste y venció el encuentro por 5-0, con un hat-trick de Florencio Amarilla. Días más tarde en Montevideo los uruguayos les derrotaron por 2-0 pero eso no hizo más que certificar la presencia de Paraguay en la Copa del Mundo.
En los meses precedentes los guaraníes prepararon el Mundial con varios duelos de relevancia. Lezcano inamovible en la zaga participó en la victoria por la mínima ante Argentina en Asunción el 20 de abril de 1958 o en los dos encuentros ante Brasil de la Copa Oswaldo Cruz, saldándose uno con derrota por 5-1 en Maracaná y el otro con una igualada sin goles en Pacaembú. El Paragua entró en la lista de convocados para Suecia y fue titular en los tres choques de la fase de grupos. La fortuna les deparó como rivales a Francia, Escocia y Yugoslavia y pese a la dificultad de los adversarios realizaron un gran papel. En el estreno cayeron ante la Francia de Fontaine por 7-3 pero en la segunda jornada se rehicieron con un fabuloso triunfo contra la 'Tartan Army' por 3-2. En su mano estaba acceder a la siguiente ronda en el choque contra Yugoslavia. El cuadro plavi con figuras de la talla de Sekularac, Beara o Zebec fue inabordable pero aún asi consiguieron sacar un empate a tres con un tanto final de Romero. Tuvieron que hacer las maletas pero las sensaciones que dejaron en tierras escandinavas fueron magníficas.
La siguiente competición internacional a la que acudió Lezcano tuvo lugar en 1959 con el Campeonato Sudamericano con sede en Argentina. El buen rendimiento del Mundial les hizo viajar con esperanzas a un torneo en el que de nuevo cumplieron con nota. Aurelio González confió en los Cayetano Re, Villalba o Echague y en los dos primeros encuentros firmaron dos victorias contra Chile y Bolivia. Posteriormente hubo que enfrentarse a las poderosas Uruguay, Argentina y Brasil y ahí fue donde Paraguay dijo adiós al título. Perdieron los tres encuentros con rotundidad y sólo les quedó la opción de finalizar como terceros. Para ello debían ganar a Perú en la última jornada y así lo hicieron. Un 2-1 en el Monumental certificó el tercer lugar para Paraguay, su mejor posición desde el triunfo en 1953.
Unos meses después y aún en el año 1959 se disputó otro Campeonato Sudamericano extra en Ecuador. Lezcano volvió a disputar todos los partidos aunque en esta ocasión Paraguay apenas sumó un punto. Ante Brasil y Argentina sufrieron a Paulo y Sanfilippo con tres goles cada uno y también perdieron frente a los anfitriones. El único duelo del que no salieron derrotados se produjo contra Uruguay en Guayaquil donde ambas selecciones empataron a uno.
El zaguero capitalino jugó varios encuentros más con el equipo nacional en 1960 aunque en ninguno de ellos Paraguay se hizo con la victoria. En la Copa Atlántico de 1960 con Lezcano en el campo perdieron ante Brasil, Argentina y Uruguay y en dos amistosos contra Chile se repitió la historia. Se despidió de la selección precisamente contra La Roja en un partido disputado el 21 de diciembre de 1960 en Santiago.

Varios años después de su retirada se instaló en España donde montó un restaurante junto a su hermano Juan Carlos, jugador el Elche entre 1962 y 1972.

Falleció el 6 de febrero de 2012 a la edad de 74 años.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada