sábado, 14 de febrero de 2015

Ralf Edström "El coloso sueco"

Perteneciente a la excelente nómina de delanteros que ha tenido Suecia a lo largo de la historia, desarrolló su carrera entre los Países Bajos, Bélgica, Francia y su país. Además es muy recordado por el gran Mundial de Alemania 1974 que jugó. Nacido el 7 de octubre de 1952 en Degerfors (Suecia), se desempeñaba como ariete. Futbolista muy alto y fuerte (1.91m), dominaba a la perfección el juego aéreo y tenía un magnífico disparo. Además y pese a su estatura estaba dotado de una buena técnica individual y un gran control de la pelota.

Criado en la cantera del Degerfors IF desde que era casi benjamín llegó a debutar con el primer equipo en 1970. A continuación se marchó al Atvidarberg donde saboreó el éxito con tres títulos en apenas dos campañas, la Copa en 1971 tras derrotar al Malmö en la final por 3-2 y el Campeonato de Liga de manera consecutiva en 1972 y 1973, después de superar al AIK y al Östers IF respectivamente. Además a titulo individual le nombraron mejor jugador sueco en 1972 y esa temporada fue el máximo goleador de la competición doméstica (compartido con su compañero Sandberg con 16 goles).
En el verano de 1973 recibió una oferta muy sustanciosa del PSV e hizo las maletas con destino Eindhoven, dejando el cuadro azulino con unos números de 28 goles en 52 partidos. En la ciudad neerlandesa coincidió con los hermanos Van De Kerkhof, Van Beveren o Van Kraay y formó una gran sociedad con Van der Kuijlen. Realizó varias campañas a un nivel espectacular, levantó trofeos de importancia y ello le ayudó a conseguir su segundo premio de mejor jugador sueco en el año 1974.
El PSV con Edström en el plantel conquistó la Liga en 1975 y 1976 (con Feyenoord y Ajax en segundo y tercer lugar ambos años) y la Copa en los cursos 73-74 y 75-76. Precisamente en las finales del torneo copero el sueco demostró su olfato goleador con un tanto en la victoria por 6-0 ante el NAC en 1974 y otra diana decisiva en el triunfo por la mínima contra el Roda en 1976.
Su siguiente destino fue el IFK Göteborg por el que firmó en el año 1977. El conjunto blanquiazul que contaba en la plantilla con internacionales como Torbjörn Nilsson, Björn Nordqvist u Olle Nordin llevaba una sequía de 10 años sin títulos, hasta que lograron la Copa en 1979 al apabullar por 6-1 al Atvidaberg, con un diana incluida de Edström.
Poco antes de iniciarse los años 80 emprendió otra aventura fuera de su país, en este caso en el Standard de Lieja belga. Su primera campaña en el equipo rojo fue magnífica consiguiendo 18 dianas en la Liga, sin embargo no pudieron alzar el título por cuatro puntos de distancia con el Brujas. Fue en el curso venidero cuando estrenó su curriculum en Bélgica con la Copa. El Standard eliminó a Sporting Charleroi, Amberes y Waterschei SV Thor para presentarse en una final en la que doblegó al KSC Lokeren por 4-0, llevando el primer tanto la firma del escandinavo.
El periodo estival del año 81 fue muy movido en el Standard con la marcha del histórico técnico Ernst Happel y de Edström que se fue a jugar al Principado de Mónaco. En el club monegasco con Gérard Banide de entrenador y Ettori, Amorós, Puel, Courbis o Bellone de compañeros sumó a su palmarés la Liga francesa en su primera temporada, tras una bonita y dura pugna con el Saint-Etienne dirigido por Robert Herbin. Marcó 15 goles y fue uno de los mejores futbolistas del Campeonato, aunque la temporada siguiente no alcanzó esas cifras y sólo logró una diana en 14 encuentros debido a una lesión de ligamentos.
Por ello retornó a su país en 1983 para enrolarse en las filas del Örgryte, donde colgaría las botas en 1985. Su despedida fue triste al no poder recuperarse del problema en la rodilla, causa por la cual nunca pudo vestir la camiseta del equipo gotemburgués.


Åtvidabergs FF 1972
PSV 1974-1975
Suecia 1974
Mónaco 1981-1982
IFK Göteborg 1977
Standard de Lieja 1981


Con la Selección sueca fue internacional en 40 ocasiones, anotando un total de 15 dianas. Debutó un 29 de junio de 1972 en un amistoso que les enfrentó a Dinamarca en Malmö y su estreno goleador tuvo lugar en el segundo partido con la 'Blagult'. En Estocolmo jugaron frente a la URSS de Blokhin o Rudakov, en un choque que finalizó empate a cuatro con un hat-trick del delantero de Degerfors.
Pocos meses después disputó sus primeros encuentros oficiales en la clasificación para el Mundial de Alemania. Marcó un triplete contra Malta y en la visita a Hungría en junio de 1973. Suecia empató con Austria a puntos y ambas se jugaron el pase mundialista en un playoff. El duelo se celebró en Gelsenkirchen y Edström estuvo en el once inicial alineado aquel día por Georg Ericson. Los suecos vencieron por 2-1 y certificaron su presencia en tierras germanas.
El sorteo les deparó un grupo con Países Bajos, Bulgaria y Uruguay. Edström llegó siendo un fijo, compartiendo ataque con Sandberg y pronto demostró que se encontraba en un estado de forma sensacional. Los dos primeros partidos frente a Bulgaria y los Países Bajos se saldaron con una igualada sin goles. En la última jornada debían vencer a Uruguay para pasar de ronda y ahí apareció Edström. Dos tantos suyos, el primero de volea con la zurda y el segundo tras aprovechar una asistencia de Torstensson, dieron la victoria a los escandinavos por 3-0 frente a los charrúas.
La 'Blagult' tuvo como rivales en la segunda fase a Polonia, Yugoslavia y los anfitriones y aunque luchó no pudo acceder a semifinales. Cayeron por 0-1 ante los polacos con tanto de Lato y en la segunda jornada Alemania Occidental les venció por 4-2, el primer gol sueco obra de Edström tras un precioso empalme ante el que no pudo hacer nada Maier. Se despidieron del torneo contra el cuadro 'plavi' y con una victoria por 2-1, con otra diana del espigado ariete que batió a Maric al recoger un balón suelto en el área tras un córner.
Tras el Mundial Suecia buscó asistir a la Eurocopa de 1976 pero no lo consiguió. Edström participó en cuatro choques (Irlanda del Norte y Yugoslavia en casa y Noruega y el equipo 'plavi' fuera) y marcó un gol ante Yugoslavia pero precisamente los balcánicos fueron los que lideraron el grupo 3 y obtuvieron el pase al torneo. 
Un par de años después y en plena calificación para el Mundial de Argentina sufrió una fuerte entrada de un jugador noruego que le tuvo en el dique seco durante varios meses. Sin embargo Suecia se clasificó y Edström se recuperó a tiempo para ser convocado por el seleccionador Ericson. Titular en los tres partidos de la competición Suecia hizo un pobre papel y regresó a casa. Empataron a uno contra Brasil en el debut y luego dos derrotas por la mínima frente a Austria y España les dejaron fuera.
A partir de ese momento estuvo casi dos años sin acudir a una convocatoria del equipo nacional hasta que regresó en 1980. El 12 de noviembre y en pleno recorrido para el Mundial de España hizo su última aparición internacional. Fue en Tel Aviv frente a Israel donde Suecia firmó un empate a cero.

En una entrevista en el año 2014 confesó que fue secuestrado e interrogado por militares argentinos durante el Mundial de 1978. Le abordaron un par de hombres y luego le interrogó una persona que llevaba unas gafas oscuras. Únicamente le hizo una pregunta sobre su procedencia y tras mostrarle Edström su acreditación mundialista se pudo marchar.

En la actualidad es un prestigioso comentarista de partidos de fútbol en la radio, trabajo en el que lleva desde hace tres décadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada