miércoles, 18 de junio de 2014

El accidente de avioneta de Uli Hoeness


El mítico futbolista alemán del Bayern de Munich y de la Mannschaft en la década de los 70 y posteriormente presidente de la entidad muniquesa no ha podido escapar de la justicia germana hace escasas fechas, pero si esquivó a la muerte tras un accidente de aviación en 1982.

Ocurrió el 17 de febrero cuando Hoeness junto a tres amigos se dirigían a Hannover para presenciar el partido amistoso entre Alemania Occidental y Portugal. Emprendieron viaje desde Munich a bordo de una Piper Seneca que pilotaba Wolfgang Junginger, un esquiador alemán que en los Juegos Olímpicos de Innsbruck en 1976 finalizó sexto en la prueba de slalom. Además también formaban parte de la expedición Thomas Kupfer y el publicista Helmut Similer.

Fuselaje de la avioneta siniestrada

Los problemas surgieron tras intentar tomar tierra en el aeropuerto de Hannover y fracasar en el intento. La niebla era muy densa y la avioneta chocó con las copas de varios árboles, precipitándose instantes después en las cercanías de un pantano. En el acto fallecieron Junginger, Kupfer y Similer mientras que Hoeness que iba dormido en la parte de atrás salió del amasijo de hierros por su propio pie pero herido. Un guardabosques que vio como caía el aparato se acercó al lugar del accidente y encontró al exfutbolista ensangrentado y desorientado.

Trasladado al Hospital de Hannover le diagnosticaron una fuerte conmoción cerebral, lesiones óseas y un traumatismo torácico pero su vida no corría peligro. Los investigadores calificaron como de milagro su supervivencia en un accidente de este tipo, después de observar como la avioneta había quedado destrozada y los restos estaban esparcidos en un radio de 100 metros.

Al término del choque entre teutones y lusos dos amigos y excompañeros suyos, Paul Breitner y Karl-Heinz Rummenigge fueron a visitarle al hospital en cuanto se enteraron del terrible suceso. Tiempo más tarde sus allegados afirmaron que el accidente cambió el carácter del crack del Bayern de Munich, convirtiéndose en una persona más cercana, sensible y bondadosa.

Hoeness en el hospital

Las pesquisas continuaron los días posteriores y un portavoz del aeropuerto de Munich confirmó que no era el primer accidente en el que se veía envuelto el esquiador Junginger. Un par de años antes se estrelló al sur de Munich junto a su esposa al quedarse sin combustible mientras volaban desde Túnez a la capital de Baviera. Por ello disponía de una licencia eventual para pilotar que sólo le permitía realizar vuelos de prácticas hasta la recuperación de la licencia definitiva.

Hoeness se recuperó de todas las lesiones y volvió a nacer aquel 16 de Mayo de 1982. Ahora está recluido en la cárcel de Landsberg donde deberá cumplir una pena de tres años y medio por un delito de evasión fiscal. Renunció a su cargo de presidente del Bayern de Munich y Karl Hopfner le relevó en el puesto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada