viernes, 21 de febrero de 2014

Juan Monjardín "Un delantero noble y de corazón madridista"

Santiago Bernabéu comentó en una ocasión que "nadie había representado al club con tal fanatismo y sentimiento como lo hizo Monjardín". Durante sus años de estancia en la entidad jamás dosificó un gramo de esfuerzo por el equipo y se dejó el alma en cada minuto que vistió la zamarra blanca. Además tiene el honor de haber sido el primer jugador del Real Madrid internacional con la Selección española. Nacido el 24 de Abril de 1903 en La Coruña (España), fue un delantero de raza, con gran nobleza, valiente y batallador. Su gran virtud fue el remate de cabeza (está considerado el primer especialista español en este arte), aunque también tenía un potente chut con su pierna derecha. Se le conoció con el sobrenombre de "El Nene".

En un partido con el Real Madrid
Sus primeras patadas a un balón las da en el Colegio del Pilar al igual que han hecho otros históricos jugadores blancos como René Petit, Perico Escobal o Ramón Marsal. Del colegio pasa al Madrid en 1919 y pronto se convierte en uno de los mejores futbolistas españoles de la época. Su debut oficial se produce en el Campeonato Regional Centro de la temporada 1918-1919, en un duelo frente al Racing de Madrid en el que caen por 4-1. Por entonces en el cuadro merengue militan entre otros Eduardo Teus, Pablo Hernández Coronado, Eulogio Aranguren o Santiago Bernabéu.
El primer título de su palmarés lo obtiene en 1920 al superar el Real Madrid (en junio de este año pasa a llamarse Real por decisión del Rey) al Athletic de Madrid en el torneo regional por un sólo punto, consiguiendo además la clasificación para la Copa de S.M. el Rey Alfonso XIII. En la competición copera se ven las caras con un poderoso Athletic de Bilbao que les apea en cuartos. En la ida Monjardín pone las tablas de un enfrentamiento que finaliza 1-1 mientras que en San Mamés caen con rotundidad por 4-1 en un gran día del medio Laca. 
En 1922 levantan de nuevo el Campeonato Regional tras el fiasco del año anterior y vuelven a participar en la Copa. Primero tienen como adversario al Arenas de Getxo en una eliminatoria vibrante que cuenta con cinco partidos (tres de desempate). En Ibaondo el Arenas vence 4-0 y en O´Donell el Madrid hace lo propio por 5-2 con triplete del ariete gallego. Los dos primeros replay acaban 1-1 en O´Donell y el tercero y definitivo se juega en el campo del Racing de Madrid. Allí Monjardín completa una actuación primorosa y sus tres goles dan al bando madridista un triunfo por 3-0 que les hace pasar de ronda. A continuación el rival es el Real Unión de Irún de René Petit, Echeveste, Eguiazábal o Patricio. En casa los madrileños ganan por 2-1 con otro gol de Monjardín mientras que en Amute pierden con estrépito por 4-1. El desempate dos días después en Atocha es favorable a los irundarras que eliminan al Madrid por 4-0. El curso además trae una noticia trágica al fallecer una de las figuras de la plantilla, el extremo zurdo Sotero Aranguren.
En 1923 el Real Madrid abandona el campo de O´Donell y se marcha a Ciudad Lineal. En un terreno de juego de césped y con Quesada, Mengotti, Félix Pérez, Bernabéu y el propio Monjardín en el plantel conquistan el Campeonato Regional por delante del Athletic y la Copa de Madrid después de vencer al conjunto rojiblanco por 6-2. En la Copa de S.M. el Rey Alfonso XIII otra vez el Athletic de Bilbao les aparta del torneo al apabullarles por un global de 1-8 (1-3 y 5-0). 
La estancia en Ciudad Lineal es breve y en 1924 se trasladan a Chamartín, un coliseo para 15.000 espectadores. Además siguen con su hegemonía en el fútbol madrileño y se imponen con suficiencia a Racing y Athletic de Madrid en el Campeonato Regional. Regresan a la Copa con el objetivo de mejorar sus prestaciones de ediciones anteriores y en esta ocasión alcanzan la finalísima. En cuartos de deshacen del Natación Alicante con Monjardín liderando al equipo con dos dianas en cada partido (4-0 en Madrid y 2-3 en Alicante) y en semis por fin pueden con su "bestia negra", el Athletic de Bilbao. En la capital del Bocho pierden 3-1 y en Madrid doblegan a los bilbaínos por 3-1, el segundo obra de Monjardín. Dos días más tarde en el Metropolitano un solitario tanto del coruñés da la victoria por la mínima al Madrid que se presenta en la final de Copa. Celebrada en Atocha el 4 de Mayo de 1924 ante el Real Unión de Irún, los blancos luchan pero no pueden superar a los hombres de Steve Bloomer que tras batir Echeveste a Cándido Martínez se alzan con el trofeo.
La campaña posterior es un fracaso donde no se logra ningún título pero los éxitos vuelven en 1926, cuando el profesionalismo (Monjardín se mostró reticente a esta nueva era) llega al club madridista. En el Campeonato Regional el atacante colabora con cuatro tantos y el Real Madrid se hace con el torneo tras imponerse al Athletic de Madrid. En la Copa se estrenan ante el Murcia en la liguilla de octavos con un triunfo por 6-2, con póker de goles de "El Nene". Dos victorias más en Reina Victoria frente al Sevilla y en La Condomina contra el Murcia le dieron el liderato de su grupo y en cuartos quedaron emparejados con el F.C. Barcelona. El cuadro blaugrana con Platko, Walter, Samitier o Alcántara se muestra intratable y aplasta a los blancos 1-5 en Madrid (el gol del honor de Monjardín) y 3-0 en Les Corts.
El último curso completo de Monjardín con la camiseta blanca fue en 1926-1927. En dicha campaña revalidaron el Campeonato Regional tras aventajar en siete puntos al Athletic de Madrid y a continuación participaron en la Copa del Rey compartiendo grupo de octavos con el Extremeño y el Sevilla. El coruñés con problemas físicos únicamente disputa los duelos de fuera de casa en la liguilla y a pesar de que el Madrid llega hasta semis no juega ni contra el Europa en cuartos ni frente al verdugo merengue, el Real Unión. 
Antes de la gira por Sudamérica que se inicia en junio de 1927 y dura hasta septiembre, Monjardín se ve obligado a colgar las botas por una grave lesión cuando contaba sólo con 24 años. Sin embargo no es su retirada definitiva puesto que aún jugaría un encuentro de la recién estrenada Liga en 1929. El conjunto entrenador por José Quirante se encontraba en cuadro y en la jornada 15 llamaron al ariete para que les echase una mano en el choque frente al Español en Chamartín. El único encuentro liguero de la trayectoria de Monjardín se saldó con una victoria local por 2-0 y un discreto papel suyo.
El bagaje que dejó Juan Monjardín en diez años de pertenencia al Real Madrid fue de 73 partidos y 55 goles entre Liga, Copa y Campeonato Regional.


España 1923
Real Madrid 1924-1925



Con la Selección española fue internacional en cuatro ocasiones logrando tres goles. Debutó en un amistoso frente a la vecina Portugal en 1922 donde marcó el tanto que dio la victoria a España por 1-2. Unos meses después en su segundo choque vistiendo la zamarra roja consiguió sus otros dos goles en el triunfo contra Francia en Atocha por 3-0. 
En febrero de 1923 el delantero coruñés viajó a Amberes con el conjunto hispano para enfrentarse a Bélgica. Los Diablos Rojos de la mano de Robert Coppee superaron a España de nuevo como hicieron en los Juegos de 1920. 
El último encuentro en el que participó el delantero coruñés tuvo lugar en los Juegos Olímpicos de Paris 1924. España dirigida por Pedro Parages contaba con un equipo formidable en el que destacaban Zamora, Vallana, Gamborena, Samitier o Chirri I. El sorteo les deparó enfrentarse en la fase preliminar a una Italia entrenada por Vittorio Pozzo a la que ya habían vencido con claridad en la anterior cita olímpica. Esta vez la suerte no acompañó a los españoles que quedaron eliminados. El partido que fue dominado por los pupilos de Parages a pesar de sufrir la expulsión de Larraza en la segunda parte, se resolvió con una acción desafortunada del defensa Pedro Vallana. A poco del final un disparo transalpino fue desviado por el zaguero con tan mala suerte que el balón se coló en la meta de Zamora. Vallana lloró desconsoladamente y de esta forma terminaba el periplo de España en el torneo y la carrera de Monjardín como internacional.
.
Posteriormente trabajó como Agente de Bolsa en la vacante que había dejado su padre al morir en 1933. Además fue directivo en varias ocasiones del conjunto blanco y su opinión siempre era consultada en el club.

En 1943 el Real Madrid le homenajeó (fue el primer jugador de la historia merengue en recibir dicho honor) en Chamartín con un partido frente al F.C. Barcelona y en 1948 la Federación Castellana de Fútbol le concedió la Medalla al Mérito Deportivo.

Falleció el 13 de Noviembre de 1950 en un accidente automovilístico producido entre las localidades toledanas de Villatobas y Corral. 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada