martes, 28 de agosto de 2012

Bela Guttmann “Maldigo al Benfica”


Si pronuncias el nombre de Bela Guttmann a cualquier aficionado benfiquista te dirá que su maldición aún continúa vigente. Nacido en Budapest en 1900 fue jugador y posteriormente entrenador. Militó en el MTK húngaro, en el Hakoah austriaco y en varios equipos estadounidenses, además de participar en los Juegos Olímpicos de Paris en 1924 con Hungría llegando a ser internacional en 4 ocasiones. 

Guttmann como jugador
Donde realmente triunfó fue como entrenador. Auténtico trotamundos llegó a dirigir a 19 equipos con un paréntesis de 6 años (1939-1945) en los que se desconoce que hizo, “Dios me ayudó”, decía Guttman. Arrancó en el Hakoah Viena austríaco  para pasar luego al Enschede holandés (actual Twente), club con el ganó su primera liga desde el banco. A continuación se marchó al Ujpest de Hungría, entidad con la que ganó el campeonato 1938/39 y la Copa Mitropa de ese mismo año. Tras el parón en el que nada se sabe sobre su vida fichó por el Honved, donde un desencuentro con Puskas hizo que abandonara el equipo en 1947. Llevó sus conocimientos a la Liga italiana donde dirigió a Padova o Triestina antes de hacerlo con el Milán, al cual hizo campeón del scudetto en el año 1955 en una escuadra con grandes jugadores como Schiaffino y los suecos Gren, Nordahl y Liedholm. En el año 57 le llegó la propuesta de fichar por Sao Paulo y no lo dudó ni un instante, le hizo campeón esa misma temporada. De nuevo decide cruzar el charco y esta vez embarca hacia Portugal, su primer equipo allí fue el Oporto y también le hizo campeón la temporada 58/59. En una decisión que trajo cola fichó por el eterno rival el Benfica al finalizar la campaña, en el equipo lisboeta marcó una época tras fichar a Eusebio (se lo recomendó un amigo). Ganó la Liga en su primer año y la Copa de Europa el siguiente después de vencer al Barcelona 3-2 en la final en Berna. Para demostrar que no fue una casualidad, revalidaron titulo venciendo en la final al Real Madrid de Puskas, Di Stefano o Gento por 5-3 (con dos goles de Eusebio). Parecía que el Benfica iba a marcar una época en el futbol europeo cuando ocurrió algo que cambió la historia. Guttmann era un Dios para los hinchas del Benfica y decidió pedir un aumento que la directiva consideró excesivo, en ese momento Guttmann declaró que “sin él de entrenador el Benfica jamás volvería a ganar un título europeo”. Desde entonces el equipo lusitano ha llegado a 5 finales habiendo perdido todas. Su carrera de entrenador siguió pero sin los éxitos anteriores, pasó por Peñarol, la Selección de Austria o Panathinaikos entre otros. 

Bela Guttmann falleció en Viena en 1981 y aun hoy en día hinchas del Benfica visitan su tumba para que el entrenador levante la maldición que lanzó sobre el equipo portugués.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada