sábado, 23 de agosto de 2014

Wilfried Van Moer "El Pequeño General"

Uno de los mejores medios belgas de la historia y nexo de unión entre dos de las más destacadas generaciones de la selección nacional, la de la década de los 70 y la de principios de los 80. En la primera compartió equipo con Van Himst, Heylens, Devrindt o Puis y en la segunda con Pfaff, Ceulemans, Gerets o Vandenbergh. Además obtuvo la Bota de Oro de su país en tres ocasiones, una con el Royal Amberes (1966) y dos con el Standard de Lieja (1969 y 1970). Nacido el 1 de Marzo de 1945 en Beveren (Bélgica), se desempeñaba como centrocampista. Podía actuar como medio defensivo o box-to-box y destacaba por su derroche físico, su buen dominio del balón, su gran llegada al área contraria, su dinamismo y por el liderazgo que ejercía sobre el césped. Era un jugador de equipo que hacía mejores a sus compañeros. Se le conoció en el mundo futbolístico con el apelativo del "Pequeño General".

En su etapa en el Standard de Lieja
Inició su trayectoria a los 16 años en el SK Beveren de su localidad natal que por entonces militaba en Tercera División. Poco después se mudó a Amberes debido a su trabajo como electricista y allí firmó por el equipo de la ciudad, el Royal Amberes.  Con 20 años y en su primera temporada sacó a relucir todo su talento obteniendo su primera Bota de Oro belga. El cuadro rojiblanco no vivía la época de esplendor de la anterior década pero una temporada después, en 1966-1967 peleó por los puestos de arriba y acabó en quinto lugar. Una de las claves fue que a Van Moer el entrenador británico Harry Game le ubicó definitivamente en el mediocampo, dejando atrás su posición en la banda.
En 1968 el "Pequeño General" desechó una oferta del Colonia alemán y firmó por el Standard de Lieja dirigido por el galo René Hauss y con jugadores como los internacionales belgas Christian Piot, Nicolas Dewalque, Jean Thissen y Léon Semmeling, el luxemburgués Louis Pilot, el plavi Milan Galic o los magiares Zoltán Varga y Antal Nagy en la plantilla. Con Les Rouches se convirtió en uno de los mejores futbolistas del país consiguiendo en apenas tres temporadas tres Campeonatos de Liga y dos trofeos de la Bota de Oro al mejor jugador de la competición (1969 y 1970). Charleroi en 1969 y el Brujas en 1970 y 1971 sucumbieron ante el poderío del Standard que demostró ser el equipo más fuerte del país en aquel periodo. Estos títulos dieron además la oportunidad a Van Moer de disputar la prestigiosa Copa de Europa. En su primera participación debutaron contra el Dinamo Tírana al que vencieron con claridad y en octavos se midieron al Real Madrid. En el Maurice Dufresne ganaron por 1-0 a los blancos y en la vuelta lograron la machada al lograr el triunfo en el coliseo merengue por 2-3. A continuación el Leeds de los Jack Charlton, Norman Hunter, Peter Lorimer o Billy Bremner les derrotó por la mínima en ambos duelos y les apeó del torneo. En el curso 1970-1971 su recorrido europeo fue más corto y tras dejar en el camino al Rosenborg con un global de 0-7, cayeron en octavos frente a los polacos del Legia tras sufrir una remontada en el Estadio del Ejército Polaco. Mientras que en su última intervención en la Copa de Europa, en 1971-1972, de nuevo llegaron a cuartos de final. Superaron al Linfield FC en 1/16 y luego doblegaron al poderoso CSKA de Moscú remontando el 1-0 de la ida. En cuartos el Inter de Milán de Helenio Herrera, que a la postre seria subcampeón les eliminó tras vencer en su feudo por 1-0 y salir vivo de Lieja con un resultado de 2-1.
A partir de 1972 el Standard no volvió a repetir triunfo liguero pese a estar cerca ese año y el siguiente y Van Moer acabó dejando la entidad en 1976 con unas brillantes estadísticas de 170 encuentros oficiales y 24 dianas. Su siguiente destino fue el modesto Beringen FC en el que permaneció un total de cuatro campañas y tras la Eurocopa de 1980 regresó al club donde empezó, el SK Beveren que dos cursos antes se había coronado campeón belga. Allí a finales de año y principalmente por su desempeño con los Diablos Rojos en la Eurocopa obtuvo 27 puntos en la votación del Balón de Oro continental, ocupando la cuarta posición solo por detrás de Rummenigge, Schuster y Platini. 
En el conjunto amarillo permaneció hasta 1982 siendo el último club de su carrera el Sint-Truiden VV, donde colgó las botas con 39 años de edad.

Standard de Lieja 1971
Bélgica 1980







Con la Selección belga fue internacional en 57 ocasiones logrando un total de nueve tantos. Hizo su debut el 22 de Octubre de 1966 en un amistoso frente a Suiza en Brujas que concluyó con una victoria local por la mínima. Pronto se ganó la confianza del seleccionador Raymond Goethals y participó en las calificaciones para la Eurocopa de 1968 y el Mundial de 1970. No lograron el pase para el torneo europeo después de ocupar el segundo puesto del grupo 7 por detrás de Francia pero si obtuvieron el billete para la Copa del Mundo al superar a Yugoslavia, España y Finlandia. Van Moer jugó los dos partidos ante españoles y yugoslavos y el choque en casa contra Finlandia a quien apabullaron por 6-1.
En el Mundial en tierras mexicanas quedaron encuadrados en el grupo uno con los anfitriones, El Salvador y la URSS pero el papel fue muy pobre y quedaron eliminados a las primeras de cambio. Van Moer jugó los tres encuentros siendo su mejor actuación contra El Salvador, donde marcó dos de los tres goles de su equipo y redondeó un partido fabuloso. Posteriormente las derrotas ante los soviéticos por 4-1 y por la mínima ante México les hicieron tomar el avión de vuelta a casa.
El siguiente objetivo belga fue conseguir la clasificación para la Eurocopa de 1972 con sede en casa. Sus rivales fueron Dinamarca, Portugal y Escocia quienes no pudieron hacer nada para evitar el liderato de los diablos rojos. El pequeño centrocampista estaba en uno de los mejores momentos de su carrera y lo demostró con fantásticos partidos ante portugueses o escoceses. Sin embargo la fortuna no le acompañó y en el duelo de ida de cuartos ante Italia sufrió una grave lesión que le apartó del torneo. Sus compañeros derrotaron a los transalpinos y en semis dos tantos de Gerd Muller les dejaron sin la final. En la lucha por el tercer y cuarto puesto si doblegaron a los húngaros y alcanzaron el tercer lugar del campeonato.
Tras la lesión regresó a finales de año para jugar en un choque contra Países Bajos correspondiente a la calificación para el Mundial de Alemania y luego en 1974 disputó otros dos partidos contra Islandia y Francia que repartían un pasaporte para la Eurocopa de 1976. En ambas citas Bélgica no acudió y el nuevo técnico contratado por la Federación en 1976, Guy Thys, dejó de contar con el futbolista de Beveren durante varios años.
El ostracismo finalizó en 1979 cuando Thys después de no lograr llevar a Bélgica al Mundial de Argentina volvió a convocar a Van Moer. A partir de ese momento le dio los galones y con un plantel de buenos y jóvenes jugadores Bélgica acudió a la Eurocopa de 1980 y el Campeonato del Mundo de España 1982. En la clasificación para la competición continental tuvieron una liguilla en la que se enfrentaron a Noruega, Escocia, Austria y Portugal que acabaron comandando con 12 puntos. Ya en el torneo la suerte no les trajo un grupo fácil al tener como rivales a Italia, Inglaterra y España. Sin embargo los belgas rayaron a gran nivel y con dos empates frente a la azzurra y los pross y un triunfo contra los hispanos en Milán pasaron como primeros directamente a la final. Allí con un once formado por Pfaff, Gerets, Millecamps, Meeuws, Renquin, Cools, Vandereycken, Van Moer, Mommens, Van der Elst y Ceulemans se vieron las caras con Alemania Occidental que gracias a dos goles de Hrubesch levantó el título. 
Mientras que a la Copa del Mundo llegaron gracias a sumar 11 puntos en una liguilla con Francia, Eire, Países Bajos y Chipre. En España completaron el grupo tres con Hungría, El Salvador y Argentina y base de esfuerzo y calidad alcanzaron el primer lugar por delante de la albiceleste. Precisamente el debut fue contra el cuadro liderado por Maradona al que ganaron con un solitario tanto de Vanderbergh en el Camp Nou pero sin Van Moer en el once. Si jugó diez minutos en la victoria por la minima ante los centroamericanos y la segunda parte completa del duelo contra los magiares que finalizó en tablas. En la liguilla de la segunda ronda perdieron sus dos partidos contra soviéticos y polacos y fueron apeados del Mundial. Van Moer fue de la partida frente a Polonia y tras ser sustituido en el descanso no volvió a enfundarse más la camiseta de los diablos rojos. Contaba con 37 años entonces y había sido internacional los 16 anteriores.

Al término de su carrera en el césped inició su periplo como técnico. Dirigió primero al Sint-Truiden VV durante dos campañas y a continuación tomó las riendas del FC Assent entre 1985 y 1987, el SK Beveren en el curso 1987-1988 y el KTH Diest la temporada siguiente. Ya en la década de los 90 y tras la participación de Bélgica en el Mundial de Estados Unidos 1994, se incorporó al staff de los diablos rojos como asistente de Paul Van Himst. Un año después y tras la salida del mítico jugador del Anderlecht se hizo cargo del equipo nacional al que dirigió cinco partidos en el año 1996. Desde entonces no se ha vuelto a sentar en ningún banquillo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada