jueves, 25 de junio de 2015

Dorsales retirados en el fútbol

En otros deportes de equipo como el baloncesto, el balonmano, el béisbol o el hockey sobre hielo es muy habitual ver camisetas retiradas en homenaje a la trayectoria de sus jugadores. Sin embargo esta no es una practica habitual en el balompié, aunque si existen casos de grandes figuras cuyos números no volverán a ser vistos en ningún otro futbolista.

Hasta hace apenas dos décadas las reglas del fútbol obligaban a que los jugadores titulares fuesen alineados con dorsales del 1 al 11 y a partir del 12 lo llevasen los suplentes. Por ello no se planteó la retirada de un número hasta la introducción de los dorsales fijos para un mismo jugador en toda una temporada. En algunos casos los clubes han premiado brillantes y extensas carreras y en otras han rendido tributo a jugadores fallecidos que en ese momento militaban en la entidad.

La lista de leyendas futbolísticas que a día de hoy tienen su número retirado es extensa. El húngaro Ferenc Puskas poco antes de fallecer vio como el equipo de su vida en su país, el Honved, le homenajeaba quitando de la circulación el dorsal número 10. Igual obsequio lo disfrutan Cruyff y el número 14 del Ajax, el zaguero inglés Bobby Moore y el 6 en el West Ham, el lateral italiano Facchetti y el 3 en el Inter de Milán, Pelé cuyo dorsal 10 fue retirado en el descanso de un encuentro del New York Cosmos en 1977, Maradona y el mítico 10 del Nápoles o Roberto Baggio y también el 10 en el Brescia donde permaneció cuatro campañas.


Puskas y el 10 del Honved
Cruyff y el mítico 14 del Ajax




















En Europa otros célebres jugadores con el dorsal inactivo en sus equipos son el extraordinario zurdo del Cagliari Gigi Riva que jugaba con el 11, el centrocampista eslovaco Ladislav Kuna que vestía el 9 en el Spartak Trnava, el medio polaco Deyna que llevaba el 10 en el Legia Varsovia, su compatriota Wlodzimierz Smolarek que lucía el 11 en el Widzew Lodz, el checo Karel Poborsky que vio condecorado su número 8 en el Dynamo České Budějovice donde inició y finalizó su carrera, el sueco Henrik Larsson que jugó con el 17 en el Helsingborgs IF, el camerunés Foé que tras fallecer durante un partido de selección le retiraron el número 17 en el Lens y el 23 en el Manchester City o más recientemente Javier Zanetti, que tras colgar las botas el Inter de Milán le rindió tributo con la jubilación de su mítico dorsal 4.       

Mientras que en el continente americano es una costumbre algo más corriente. En Estados Unidos el Cosmos además de a Pelé le retiró la camiseta número 9 a Giorgio Chinaglia y el Galaxy repitió ofrenda con el centrocampista Cobi Jones y su dorsal número 13. En México Chivas Guadalajara colgó en lo alto de su estadio la camiseta de Salvador Chava Reyes con el 8, Necaxa premió al ecuatoriano Alex Aguinaga y el 7, en Pachuca que tiene varios dorsales inactivos destacan el 17 del costarricense Medford y el 1 del arquero cafetero Miguel Calero o Tigres que venera desde hace décadas al extremo peruano Barbadillo que sobresalía con el número 7. En Sudamérica no hay muchos casos pero los más distinguidos son los del portero Marcos con el 12 en Palmeiras, el 8 de Fernando Cornejo en Cobreloa (desde hace unos meses lo usa su hijo) o el 22 de José Luis Carranza en Universitario de Deportes.

Por otro lado en Asia tienen su elástica guardada para siempre el internacional chino Yao Xia y el dorsal 18 del Chengdu Blades, el delantero iraní Farhad Majidi y el 7 en el Esteghlal de Teherán, los japoneses Saito y Matsuda con el 2 y el 3 en el Fujieda MYFC y Yokohama Marinos respectivamente, el ariete saudí Al Hasan Al-Yami y el número 20 en el Najran SC o el surcoreano Kim Joo-Sung conocido como Caballo Loco cuyo entidad Daewoo Royals (actual Busan IPark) le recompensó con esta ofrenda tras colgar las botas. Y en África el Orlando Pirates sudafricano ya no propone a sus futbolistas ni el número 22 ni el 1 al llevarlos Lesley Manyathela y Senzo Meyiwa cuando fallecieron, el Al Ahly egipcio tiene retirado el número 3 en recuerdo del defensa Abdelwahab y el Al Ahly de Tripoli hizo lo mismo con uno de sus más brillantes jugadores, el centrocampista Tariq al Tayib que era un habitual del 14.


Riva, leyenda del Cagliari
Chava Reyes y su dorsal 8 retirado en Chivas



Existen algunos casos especiales como los de Paolo Maldini, Cuahtémoc Blanco, Gianfranco Zola, Raúl, Romario, Jesús Arellano o Humberto Suazo. El ilustre lateral transalpino tiene el número 3 retirado en el Milán pero lo podrán usar cualquiera de sus hijos si llegan al primer equipo. Al delantero mexicano el América le retiró el dorsal 10 por un periodo de 5 años que se inició en 2007, aunque las reglas de la CONMEBOL hacían que en competiciones de este organismo un jugador tuviera que portar ese número. Por su parte el pequeño mediapunta italiano no tiene oficialmente jubilado el dorsal 25 del Chelsea aunque desde su retiro nadie ha vuelto a vestir esa camiseta. Raúl que hace unas temporadas jugó en el Schalke 04 vio como le homenajeaban y su número 7 pasaba a la historia del club germano, sin embargo sólo duró un año porque desde 2013 Max Meyer es dueño de ese dorsal. Parecido caso fue el de Romario con el 11 de Vasco de Gama que ahora utiliza Santiago Montoya. Por último en el Monterrey mexicano Arellano y el chileno Suazo tienen el 28 y el 26 fuera de mercado respectivamente hasta que un descendiente directo milite en el club.

En España únicamente hay 3 futbolistas cuyos dorsales fueron retirados y el motivo fue el deceso mientras ejercían su carrera futbolística. El capitán del Espanyol Dani Jarque portaba el 21 cuando falleció en plena pretemporada. En la actualidad en cada choque como local del cuadro perico los aficionados aún le recuerdan con aplausos cuando llega el minuto 21. Uno año más tarde del deceso de Jarque murió Jordi Pitarque, un centrocampista del Reus que a título póstumo le retiró el número 7. Por último está Miki Roqué, defensa que murió en 2012 y que era un habitual del número 26 en la espalda con la zamarra verdiblanca del Real Betis.

Numerosas entidades por norma tienen fuera de la circulación el dorsal número 12 como muestra de reverencia a su afición. En Japón por ejemplo es una tradición de todos los clubes excepto en el Urawa Red Diamonds y el Sagan Tosu (lo hace con el 17). En el resto del panorama futbolístico también son fieles a este hábito instituciones como el Brujas, Sparta de Praga, Portsmouth, Werder Bremen, Borussia Mönchengladbach, Bayern Munich, Lazio, Torino, PSV, Feyenoord, Sporting de Portugal, Zenit San Petersburgo, CSKA Moscú o Dinamo de Kiev

Raúl homenajeado por el Schalke 04

2 comentarios:

  1. ¡Hola, Alberto! Tambien en el Benfica hay un dorsal retirado: el 29, por la muerte de Miklos Feher en 2004. Enhorabuena por tu trabajo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Pedro.

      Es cierto, el húngaro Feher también tiene su camiseta retirada al fallecer durante un partido. En esa situación hay otros casos como el portugués del Uniao Leiria Hugo Cunha o el italiano Morosini en el Livorno y Vicenza

      Eliminar